fbpx

En la década de 1980, un italiano llamado Francesco Cirillo inventó una técnica para mejorar la productividad. Estudiantes, músicos, escritores y personas en muchos otros campos han descubierto que pueden lograr más y obtener mejores resultados en menos tiempo en general.

Se llama “La técnica de Pomodoro”.

La premisa es simple: configura un temporizador, originalmente un temporizador de cocina que se parezca a un tomate (pomodoro en italiano) durante 25 minutos y concéntrate profundamente en una tarea en particular en ese momento. Cuando suene el pomodoro, toma un descanso de cinco minutos para hacer otra cosa. Ponte de pie, camina, toma algo o cómete un snack , luego vuelve a concentrarte otros 5 minutos. Después de cuatro pomodoros o dos horas, descansa, de 15 a 30 minutos.

Usar el pomodoro puede  no solo ayudarte a cumplir con las tareas de tu día a día sino también a completar cursos virtuales más rápidamente.

¿Cómo lograr que funcione?

A muchas personas les resulta difícil comenzar una gran tarea porque saben que llevará mucho tiempo. Al dividirlo en bloques de media hora, puede ser más fácil decirse a sí mismo que solo necesita pasar 25 minutos a la vez. 

Estas son algunas recomendaciones para conseguir que sea efectivo:

  • Bloquea tu calendario y comienza tu primer pomodoro del día. En el momento en que hayas terminado el primer pomodoro,  estarás muy metido en la tarea y te resultará bastante fácil completar otro Pomodoro.
  • Marca cada pomodoro a medida que lo completas para sentir que está progresando.
  • Si sientes que 25 son demasiado largos, comienza con un tiempo más corto y ve aumentando el tiempo  gradualmente. Todos somos diferentes, por lo que encontrar tu tiempo de concentración óptimo tiene un proceso.
  • Si aún no tienes un temporizador, hay muchas aplicaciones de pomodoro con una variedad de características, tanto gratuitas como a un bajo costo. Solo recuerda apagar otras notificaciones de distracción si estás usando tu teléfono. Una parte crucial de la concentración profunda se basa en no tener distracciones. Cierra tu correo electrónico, ventanas o aplicaciones de redes sociales; Cierra la puerta y dile a tus compañeros de trabajo o familiares que no te molesten.
  • A menos que sea una emergencia real, la gente puede esperar media hora o incluso medio día. Si piensas que algo necesita atención, anotalo rápidamente y luego vuelve directamente a tu estudio, para que no te distraigas al tener que recordarlo.

La importancia del descanso

Hacer pausas durante el trabajo es clave. Permiten recuperar energía, mejorar el desempeño y la eficiencia en el trabajo. Después de un tiempo dedicados a una tarea en específico un descanso nos permite aclarar la mente y fomentar la concentración. Adicionalmente, puede reducir el estrés y evitar la apareción de lesiones físicas causadas por la mala postura o el sendetarismo.

Lo que dicen los expertos en el tema:

  • Daphne Gray-Grant es una entrenadora de escritura de alto rendimiento que considera que el pomodoro es útil y describe su experiencia aquí .
  • Barbara Oakley, que ha producido dos cursos en línea muy populares ( “Learning How to Learn” y “Mindshift“) es un gran fan de pomodoros. Ella cree que son útiles tanto para evitar la procrastinación como para permitir que el cerebro cambie del modo concentrado de concentración profunda al modo difuso que permite al cerebro consolidar ideas en trozos más grandes antes de establecerse para la siguiente sesión de pensamiento concentrado. Barbara explica cómo funciona en este artículo en Harvard Business Review.

Para algunos esta técnica puede resultar mala para el desarrollo de actividades sin embargo para otros puede ser una técnica que permite ampliar la creatividad y enfocarse realmente en lo que es necesario. Por eso en capacitación online es importante que se usen técnicas conocidas como pausas activas ya que permiten involucrar al alumno y  de esa misma forma retener mas información.

Lee también: ¿Cómo desarrollar una estrategia exitosa de L&D?