fbpx

No se trata de un conflicto más en la compañía, que se considera una situación normal en cualquier ambiente de trabajo. El acoso laboral es delicado y silencioso, afecta no solo a la víctima, sino a toda la organización.

Según la Organización Internacional del Trabajo, el acoso se entiende como: un continuo de comportamientos y prácticas inaceptables o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, recurrentes o no, que busquen causar un daño físico, psicológico, sexual o económico.

Con este concepto claro, ¿por qué las organizaciones deben tomar cartas en el asunto? El acoso laboral, que muchas veces es abuso de autoridad laboral, no solo afecta a las víctimas, es un enemigo de las organizaciones. 

Cuando el abuso de poder en el trabajo se presenta, la compañía obtiene un menor rendimiento, mayor ausentismo y accidentalidad. Además, el ambiente se carga de estrés y desmotivación laboral.

¿Cómo prevenir el acoso laboral?

Para prevenirlo las cabezas de la organización deben ayudar. Su rol es determinante, ellos son quienes pueden impulsar las iniciativas y lograr que estas tengan el resultado que queremos.

A ellos, les puedes pedir que tengan en cuenta algunas recomendaciones como: promover la cordialidad, crear y dar a conocer sistemas de resolución de conflictos, entre otros. 

Además, crea canales de comunicación que garanticen la confidencialidad y brinden la confianza, para facilitar las posibles denuncias que se puedan presentar. También, fomenta valores y desarrolla habilidades que permitan resolver problemas de forma sencilla.

Sabemos que en un entorno de tanta virtualidad, reconocer esta situación puede llegar a ser aún más compleja, pero allí entra a jugar la cultura de tu organización. 

Así que, a modo reflexivo te preguntamos ¿los colaboradores de tu empresa sienten la tranquilidad de acercarse a denunciar una situación de acoso laboral o prefieren guardar silencio por miedo a las medidas que tomen como organización?

¿Cómo identificamos una situación de acoso?

Si el caso es que no se han tomado medidas, y no sabes si la situación se está presentando, lo primero es identificar y reconocer si efectivamente está pasando o no.

Te puede interesar: ¿No sabes por qué pierdes talento? Descubre si tienes una cultura organizacional tóxica

Según la OMS, para detectar que efectivamente es un caso de acoso laboral, debe contar con los siguiente factores:

  • Que haya una víctima en concreto. (No algo general)
  • La víctima no debe tener antecedentes de trastorno de personalidad con historial de conflicto.
  • Que sea una situación frecuente, por lo menos una vez a la semana.
  • Que no sea un suceso puntual y que se prolongue, por lo menos, por seis meses.
  • Que el acoso perpetrado no sea consecuencia de la conducta de la víctima. 

¿Cómo enfrentar el acoso laboral?

Una vez tengas identificado el acoso, es importante tomar medidas. Lo primero es determinar en qué dirección es el acoso, puesto que las acciones y la solución varían si es entre compañeros o si los actores tienen niveles jerárquicos diferentes.

Se debe afrontar de manera directa el conflicto, hablar explícitamente con los involucrados. Si se es la víctima, hablar con aquella persona que está generando el daño. Si se es testigo, animar a la víctima a que inicie el diálogo.

¿Fue imposible el diálogo? acude a quien tenga un nivel jerárquico superior y cuyas decisiones puedan incidir en los involucrados para darle a conocer lo que está sucediendo, incluyendo la intención fallida de solucionar el problema.

Si ves necesario la intervención de terceros, que sea por escrito, describiendo aspectos puntuales como quién, cómo, cuándo y dónde ha sucedido.

En caso de que la salud psicológica de la víctima haya sido altamente afectada, acudir a un especialista puede ayudar a minimizar los daños y fortalecerse como persona.