fbpx

Imagina que una persona muy eficiente de tu equipo está en uno de esos malos días, sus emociones están en control y justo debe atender un nuevo cliente. No lo trató mal, pero el cliente se sintió mal atendido y quedó en su mente una mala experiencia con tu empresa.

Este es solo uno de muchos casos que reflejan la necesidad del entrenamiento corporativo en pymes. En este caso, a la persona le faltan herramientas de inteligencia emocional que le ayudarían a manejar la situación.

Siguiendo con el ejemplo, puede que la venta se haga, pero el voz a voz no perdona un mal día y por ese sencillo error, se pueden perder clientes futuros.

Sabemos que la capacitación no se presenta como una prioridad para una pequeña empresa, pero esta es una tendencia que no debe ignorarse. En el 2017, en Colombia el 63% de las empresas ofrecían capacitación formal a sus empleados, y es una cifra que va en aumento.

Ahora, para una pyme el tiempo, la producción, y construir una buena imagen en el mercado son factores con los que no se juega. Sin embargo, los errores se cometen, pero algunos se pueden evitar a través de la capacitación corporativa.

Por eso, a continuación te contamos cuáles son las principales ventajas del entrenamiento corporativo para el crecimiento de pequeñas empresas.

Impacto positivo en el servicio al cliente

No dudamos que tu personal sea profesional e idóneo en su labor, pero tal vez le hacen falta herramientas de servicio al cliente o persuasión para conseguir el anhelado sí en una venta importante. 

De hecho, las grandes empresas saben del valor de la capacitación para mejorar la experiencia de sus clientes y conseguir los resultados que están buscando. Le invierten a su equipo para responder a las nuevas demandas en venta y servicio del mercado.

Fidelización de los colaboradores

Seguramente una de tus mayores preocupaciones en una pyme es conseguir ventas, pero para lograrlo necesitas un equipo comprometido y dispuesto a “ponerse la camiseta” por la compañía. Y si hay algo que debes tener claro, es que las personas aman sentirse valoradas.

En el momento que le apuestas a darles conocimiento y fomentar nuevas habilidades en ellos, tus colaboradores sabrán que son valorados, que su trabajo es reconocido y que están en una empresa en donde vale la pena trabajar.

Además, una empresa pequeña no debe tomar la continua rotación de personal a la ligera, si encontraste al equipo ideal, es mejor fidelizarlos y comprometerte con ellos.

Un equipo que da la milla extra

Con el entrenamiento para pymes se mejora la eficiencia en tu equipo, se fortalecen las competencias y los procesos, y la productividad aumenta. Es tanto así, que las empresas que invierten de forma constante en programas de capacitación, mejoran los números de productividad y fidelización. 

Lo que también afecta su imagen en el mercado. Vivimos en un mundo en donde todo se sabe, incluyendo el ambiente laboral de una empresa, con la capacitación tu compañía refleja una labor profesional y confiable, logrando ser más atractiva para futuros clientes. 

Otras de las ventajas que da el entrenamiento para pymes son: 

  • Mejores indicadores.
  • Procesos optimizados.
  • Nuevos niveles en creatividad e innovación.
  • Reconocimiento organizacional.
  • Posicionamiento de la marca corporativa.

Tal vez, la capacitación corporativa se encuentra en el último puesto de tu lista de preocupaciones laborales, pero es la respuesta para conseguir los resultados y logros que ocupan el primer puesto en el crecimiento de empresas pequeñas.