fbpx

Según un estudio de ESET, el 60% de las empresas en Latam tuvo incidentes de ciberseguridad el año pasado. Ahora, con muchas empresas en la modalidad de trabajo remoto, estos incidentes podrían aumentar, por eso es importante cuidar la ciberseguridad en el teletrabajo.

El teletrabajo puede convertirse en una estrategia eficaz para reducir costos de operación, o dada la coyuntura actual, en una manera de prevención de contagio. Y es que tener a la mayoría de los trabajadores cumpliendo sus tareas desde casa, permite establecer oficinas remotas y abrir nuevas dinámicas para el desarrollo natural de la compañía.

Se debe tener claro que los dispositivos y equipos personales suelen ser más vulnerables a los ciberataques, ya que los niveles de seguridad en los hogares son más flexibles que en las empresas. Pero siguiendo algunas recomendaciones básicas y sencillas, sumado a acciones más cuidadosas, es posible reforzar la seguridad de los equipos en esos entornos domésticos.

1. Garantizar las prácticas seguras

A pesar de los desafíos crecientes, muchas tecnologías modernas como la Red Privada Virtual o VPN (por sus siglas en inglés), se encargan de proteger la información a través de la encriptación y establecen conexiones seguras. Las VPNs permiten conectarse de manera segura desde todos los dispositivos, incluso cuando se accede desde conexiones WiFi públicas. Esta es una característica fundamental para los empleadores que no saben con seguridad desde dónde se conectan sus empleados.

2. Filtrado de contenidos, visibilidad de aplicaciones y configuración del tráfico

Son tecnologías de seguridad cibernética que complementan el teletrabajo, principalmente porque filtran contenidos inseguros como sitios web, links de ocio, entre otros, que podrían comprometer dispositivos e información confidencial.

3. Promover una cultura cibersegura

Las medidas tecnológicas implementadas ayudan a mitigar los riesgos, pero el principal aliado para que las mismas funcionen son los empleados de la compañía. Se debe capacitar continuamente sobre riesgos cibernéticos y vincularlos activamente en las estrategias de protección. Así mismo, es fundamental que los líderes de área sean el ejemplo, medidas simples como bloquear la pantalla al retirarse pueden llevar a otro trabajador a replicar el comportamiento.

Te puede gustar: E-Learning Chatbots: El futuro del aprendizaje y la capacitación corporativa

4. Tener en cuenta el error humano

Las empresas deben tener en cuenta la posibilidad del error humano cuando planifiquen y desplieguen sus soluciones de seguridad. Aunque el entrenamiento adecuado puede reducir las equivocaciones, es necesario entender que no van a desaparecer completamente. Los equipos de TI deben tomar esto en consideración cuando diseñen y desplieguen las redes de las empresas.

5. Implementar soluciones de autenticación

Estas medidas pueden garantizar que sólo los usuarios autorizados tengan acceso a la información confidencial de la compañía, y así evitar que llegue a manos equivocadas.

Desplegar estas tecnologías para neutralizar los ataques y las amenazas latentes, es una tarea crucial para todas las organizaciones. Recuerda que la oportuna implementación de soluciones puede habilitar prácticas productivas y seguras desde el hogar.