fbpx

¿Qué es el metaverso? ¿Cómo puede agregar valor a los procesos de selección de personal? Y cómo puedo aplicarlos a la gestión de personas en las empresas.

¿Cómo un mundo virtual impacta los negocios y procesos de una compañía? Primero, entendamos qué es el metaverso, cómo se ha desarrollado, hacía dónde va y qué tanta fuerza está tomando en la realidad de América Latina.

El pasado 17 de febrero, el consultor de negocios con experiencia en Google, Facebook y Coca – Cola FEMSA, Erick Goméz,  fue el experto invitado al evento “El ABC del metaverso”.  Una hora para entender los retos de esta realidad virtual y cómo aplicarla en recursos humanos.

La charla fue dada a través de la nueva plataforma UBITS Plug, un nuevo mundo con clases en vivo con expertos de diferentes países, que permite que los estudiantes aprendan, se entretengan y descubran nuevas formas de desempeñarse en su rol profesional. 

¿Dónde nació la idea de un metaverso?

Primero hablemos sobre qué es metaverso. Este concepto nace en 1992 en la ciencia ficción, el autor Neal Stepheson menciona un mundo virtual mezclado con la vida real en su novela Snow Crash

Treinta años después, los entendemos como una red creada en la digitalidad que todo el tiempo está encendida. Permite que los participantes interactúen entre ellos y con otros objetos digitales, todo a través de su personificación en la web, conocido como avatar. 

Es una nueva forma de vivir en la que se mezclan el mundo real con el digital y ofrece mayor comodidad y más eficiencia en muchos procesos. 

¿Llegó el metaverso a nuestra realidad?

Seguro conoces las google glass, una presentación romántica de cómo introducir los dispositivos de un metaverso a la realidad. Con este ejemplo puedes tener una idea más clara de cómo se usan y cómo funcionan en la rutina de cualquier persona.

Pero su actividad en la vida cotidiana de este tiempo va más allá, ¿has escuchado o conoces las plataformas Free Fire, Minecraft y Fornite? Estas son algunas de las que se usan en la región y toman más fuerza en su uso y masificación.

Pero, hasta el momento solo hemos hablado de plataformas de juegos o dispositivos que funcionan en una rutina normal o en áreas médicas más tecnológicas y técnicas. 

¿Como el metaverso puede agregar valor a los procesos de recursos humanos?

Este mundo digital promete una relación directa con la realidad, así se puede usar a favor de diferentes procesos para la gestión del capital humano. Por ejemplo, en un proceso de selección, en un metaverso responder una encuesta o realizar una prueba de conocimiento queda en el pasado. 

Esta tecnología permite exponer al candidato a una situación propia del rol al que aplica y así evaluar sus reacciones y sus métodos de trabajo.

Otra situación es la capacitación corporativa, si bien el e-learning ofrece muchos beneficios que han sido demostrados en los colaboradores, la posibilidad de aprender en un mundo digital que conecta la realidad es muy prometedora.

Por ejemplo, los colaboradores pueden recibir un entrenamiento en el que sean expuestos a un situación que evalúe los conocimientos aprendidos, pero en la práctica de las habilidades y competencias desarrolladas. 

¿Cuánto falta para que sea normal el metaverso en nuestras vidas?

Que levante la mano todos los que quisieran ir 10 años atrás e invertir en una moneda digital. Muchos no le prestaron atención y ese es uno de los remordimientos más escuchados en este tiempo.

Lo mismo puede pasar con los metaverso, si bien aún no tienen una fuerza monumental, en 10 años seguramente todos estaremos más relacionados con estos mundos y escuchar este concepto será pan de todos los días.

Mientras tanto, existen varios desafíos a superar, como el hecho de poder masificar los dispositivos que permite a la audiencia introducirse a esta realidad digital, y sumado a ello, que los participantes que lo adopten le den valor , además de ser usado en las compañías. 

Los metaversos llegaron para quedarse, en unos años habrán dominado buena parte de algunos procesos. La clave es no hacerlo a un lado, y menos dejarlo para cinco años después, es una inversión a futuro con un fruto no solo financiero, los profesionales habrán aumentado su eficiencia y productividad.